Capítulo 25 – Los pozos en el pueblo

Este nuevo capítulo, dedicado a los pozos en nuestro pueblo, es para explicar a muchas personas, sobretodo jóvenes, que en los primeros años de Guadiana, no había agua corriente, ya que los responsables de la gobernabilidad del mismo, tardaron unos años en canalizar el agua, para que a través de tuberías llegara hasta nuestras casas.

¿Que no os lo explicáis?, ¿que como era eso posible?, pues si en la construcción de un pueblo nuevo, ni nos construyeron servicios en las casas ni tampoco el agua corriente.

Para ir al servicio, había que ir a los estercoleros, que estaban en los corrales.

Y para ir a por el agua, para beber, para lavar, para lavarse, para que bebieran los animales, que por aquellos entonces había muchos en todas las casas. O bien te hacías un pozo en el corral o bien ibas a otros corrales que tenían pozo y acarreabas el agua a tu lugar de origen.

En nuestro pueblo, se hicieron bastantes pozos que creo que hoy la mayoría estarán cegados ya que al ponernos el agua corriente, ya no fueron tan necesarios como al principio.

Uno de los primeros, es el que estaba en la Plaza Mayor el mismo se utilizaba, para abastecer de agua a los albañiles de las empresas, que estaban construyendo nuestro pueblo.

Otro pozo que recuerdo muy bien, era el pozo del cortijo de Matadeporras, en la carretera de Montijo, pegando a los talleres de González Cortés, a ese lugar iban muchísimas personas de nuestro pueblo, aún recuerdo el cubo para sacar el agua, que era de madera, con aros de hierro, estaba delante de la puerta de entrada a dicho cortijo. Es una pena, dado que no tenemos ninguna fotografía de este lugar.

Vamos con otro pozo famoso, llamado el pozo de la Cadena, en la calle Torrefresno, calle el Pozo y calle Vegas Bajas, había una plazoleta que hoy en día se encuentra la caseta que sirve para que muchachos y muchachas de nuestro pueblo y de otros pueblos cercanos, se preparen para desarrollar diferentes trabajos de formación, que les servirá para tener un oficio.

Anteriormente a la construcción de esa caseta, había también una casa que era de una familia a la que se le llamaba El Porra y eran de Talavera, según me han comentado persona de la zona, pues bien cuando esa casa quedo sin personas que vivieran en ella, tiraron la misma, cegaron el pozo.

Fueron muchas las casas que hicieron pozos para abastecerse ellos, los propietarios de la vivienda y también para abastecer a los vecinos, que se acercaban a por cubos y cantaros de agua, he de decir que por aquellos tiempos, las casas siempre se encontraban abiertas de par en par, los vecinos se llevaban muy bien, participaban de todos los eventos que habían en las casas, así sean las matanzas, como cualquier eventualidad que hubiera. Por aquellos entonces los vecinos para sacar dinero de los bancos, se avalaban unos a otros. Creo que de aquellos pozos que estaban en los corrales, ya estarán cegados casi todos o quedaran muy pocos, en esta fotografía puede verse uno de esos pozos.

Y por último, voy a contar algo sobre uno de los pozos más famosos que tuvo el pueblo, fue el llamado pozo del cojo, el mismo estaba en el corral del bar del Señor José Santos, el cual era muy frecuentado por los vecinos de Guadiana,  ya que se encontraba en el centro del pueblo.
Este pozo al estar en el corral del bar y al pasar por el mismo muchísimas personas, dado que de esta forma no tenían que dar la vuelta ni por la torre, ni por el arco de la calle el gobernador desde la plaza, el señor José Santos, el cojo, lo tapo y puso una bomba, la cual fue muy famosa en el pueblo, es una pena el no tener fotografías de la misma, ya que me he puesto en contacto con la familia (Bibi) y me ha dicho que no tienen ninguna.

Pero dado que en mi casa mi padre abrió un pozo para abastecerse de agua, al tener nietos, tapo dicho pozo y puso una bomba, que más o menos era casi lo mismo que la del cojo y al tener fotos de la misma, pues la pongo en este capítulo, para que puedan apreciar cómo era dicha bomba. Se pozo en la actualidad no existe, el mismo fue cegado.

Con estas fotografías doy por terminado el capítulo de los pozos en nuestro pueblo.

Carmelo Plaza Casco

 

4 comentarios en “Capítulo 25 – Los pozos en el pueblo

  1. En la calleja de la calle escuelas hay una plazoleta y en aquella había también un pozo si no me equivoco que también se cegó en tiempos.

  2. Muchas gracias Tomas por tu comentario, ahora que lo dices también creo recordar que en la plazoleta de las traseras de las calles escuelas y calle retama, había un pozo el cual esta cegado.

  3. Carmelo muy importante también era la noria en la calleja de la Casa de señor Pilar , donde se dada de beber a los animales. Creo recordar que en una plazoleta que había en la calle aire , también había otra noria.

  4. Juan muchas gracias por tu comentario, en este capítulo no he comentado el pozo de la noria, porque ya lo trate en el capítulo nº. 20 dedicado a las fuentes, en el mismo hacia referencia que bebían los animales, en cuanto a la fuente de la calle del aire, no había noria, también esta tratado en el capítulo nº. 20

Deja un comentario

Compartir46
Twittear
+1
46 Compartir